• Listo para usar.
  • No necesita de mezclado.
  • Obra más limpia y sin desperdicio.
  • Velocidad de aplicación hasta 3 veces más rápida.
  • Mayor velocidad de secado.
  • Reducción en el costo por m2 de mampostería.
  • Reducción en la carga muerta de la obra.
  • Facilidad de transporte y logística en el trabajo.
  • Garantiza la calidad de la mampostería.
  • Control de inventarios en obra.
  • Mayor Resistencia a tracción, flexión y compresión.
  • Mayor adherencia y elasticidad.
  • No es inflamable.
  • Protección contra la humedad.
  • Protección contra la aparición de eflorescencia, bacterias y hongos.
  • Favorece la no aparición de grietas y fallas en la mampostería.
  • Ecológicamente correcto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *